17 julio, 2008

Neil Young en 20 Minutos

...sin duda fue Neil Young el que poco antes de las 22.00 entró en acción y se hizo el amo y señor del festival.

Su reciente aneurisma cerebral y sus más de sesenta años no le impidieron comportarse como un auténtico vendaval sobre el escenario, para deleite de los miles de aficionados que presenciaron atónitos semejante recital.

El volcánico arranque, con Love And Only Love, Powderfinger, Spirit Road, Cortez The Killer y Rockin In' The Free World, provocó la histeria colectiva en el recinto, y la fuerza y emotividad que desprendía el 'padrino del grunge' deparó un momento para no olvidar jamás, para el regocijo eterno, para echar la vista atrás y enorgullecerte de poder haber estado allí.

Después, levantó el pie del acelerador y dio rienda suelta a su vena más acústica. El frenesí no fue el mismo, pero obviamente la magia se mantuvo. Ahí destaco su repaso al magistral Harvest, con la aclamadísima Heart Of Gold incluida. No Hidden Path y A Day In The Life, con la banda desbocada y una jam prolongada hasta límites demenciales, pusieron el broche a uno de los conciertos del año. Una estruendosa ovación, bañada en babas y lágrimas, así lo atestiguaron.



Una crónica del Optimus Alive!. El artículo completo está aquí.