15 septiembre, 2020

NICK CAVE se acuerda entre otros de ..... NEIL YOUNG

 

Nick Cave recoge todas sus letras en un volumen que saldrá este mes. En él se incluye este ensayo, que publica extractado el diario EL PAÍS en el nº 1.503 de su suplemento cultural BABELIA, sobre la relación entre música, escritura y sentimiento de pérdida.

Subida en curso: 2601984 de 2928213 bytes subidos.




"En la música rock contemporánea, inframundo en el que me gano el sustento, la música parece menos inclinada a cobijar en su alma, inquieta y temerosa, la tristeza de la que nos habla Lorca. Emoción, a menudo; ira, no pocas veces, pero la verdadera tristeza escasea. Bob Dylan siempre la padeció. Leonard Cohen se centra, específicamente, en su tratamiento. Persigue a Van Morrison como un perro rabioso y, aunque lo intenta, no puede sustraerse a su sombra. Tom Waits y Neil Young pueden, en ocasiones, invocarla. Mis amigos The Dirty lo cargan a granel pero, a modo de epitafio, podría aventurarse que el duende se antoja demasiado frágil para sobrevivir a la modernidad compulsiva de la industria discográfica."

P.D.
en la edición digital podréis ver las fotos de la reconstrucción de la oficina de Nick Cave con motivo de la exposición "Stranger Than Kindness. The Nick Cave Exhibition" que puede verse hasta el 3 de Octubre en la Biblioteca Real de Copenhague.

28 julio, 2020

VIVA EL RUST FEST XII

Amigas, amigos... Tenemos el gusto de comunicaros que la XII edición del Rust Fest de 2021 pisará por primera vez tierras de Euskal Herria. En concreto, y si las condiciones sanitarias lo permiten (crucemos los dedos), en la localidad de Azpeitia, en Gipuzkoa, los días 2 y 3 de julio. Esperemos que todo vaya bien y que podamos disfrutar una vez más de esa fiesta de música y amistad que es el Rust Fest.

A su debido tiempo iremos pasando más información.

El caballo loco galopa de nuevo!!! Rock and roll can never die!!!


06 julio, 2020

El discípulo ilumina al maestro

                                                                                                                                                                         Bob Dylan (izquierda) y Neil Young, en un concierto en San Francisco en marzo de 1975.                                                                                                                                                                                   Así titula D.A. Manrique su UNIVERSOS PARALELOS publicado hoy en la sección de Cultura del diario EL PAÍS         

Coinciden los nuevos discos de Neil Young y Bob Dylan. Uno abunda en frescura y otro revela los trucos del oficio

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
Las historias sobre Bob Dylan suelen ser raras, en ambos sentidos del adjetivo. Sabe guardar su
privacidad y casi mejor que sea así: lo poco que se filtra complica aún más sus enigmas. En 2008, aprovechando que daba un concierto en Winnipeg, quiso conocer la casa en la que transcurrió buena parte de los primeros años de Neil Young. Que no se trata de un museo o algo así: estaba habitada por otra familia, que hizo lo posible por acomodar la curiosidad de Dylan respecto a su colega.
A su modo, todo un cumplido de Dylan. Aunque estamos ante un artista muy jerárquico, cinco años mayor que el canadiense, puede sentir cierta envidia: las musas rara vez le fallan a Young, que tampoco sufre bloqueos a la hora de grabar. De hecho, Homegrown, su “nuevo” disco, se terminó hace 45 años y se quedó aparcado por pudor: narraba su desenamoramiento de la actriz Carrie Snodgress, madre de su primer hijo; prefirió editar el sombrío Tonight’s the night, reflejo de varias muertes por sobredosis en su entorno profesional. El rescate de Homegrown estaba previsto para abril pero el coronavirus retrasó su salida hasta ahora.
No podemos decir que llegara entre fuegos artificiales. Neil lleva una racha de, seamos sinceros, lanzamientos mayormente irregulares. Si se suman sus fracasos extramusicales –el motor híbrido para automóviles, el sistema Pono de audio con máxima calidad-, se completa esa imagen del hippie algo chiflado, cariñosamente conocido como “tío Neil”.


Portada de 'Rough and Rowdy Ways'
Portada de 'Rough and Rowdy Ways'

Mientras que Rough and rowdy ways vino precedido por una modélica campaña de promoción, con los sucesivos adelantos de tres temas de impacto retumbante entre las incertidumbres de la hecatombe. Sin embargo, materializado el disco entero en un doble CD, resulta más inconsistente de lo esperado, una impresión reforzada por la ausencia de letras y lo nebuloso de los créditos. Como es marca de la casa, no se reconoce que False Prophet es derivado de un tema de Billy The Kid Emerson. Músico todavía vivo, pero seguramente demasiado pobre para litigar contra todo un premio Nobel.
En Rough And Rowdy Ways hay una gravedad impostada, que se manifiesta en la acumulación de referencias históricas con guiños a la cultura pop, como esos documentalistas que mezclan material de archivo en blanco y negro con música modernilla para que la píldora sea fácil de tragar. Parecen verdades profundas, pero se quedan en banalidades: “Cantad a Sherman, Montgomery y Scott/ a Zhukov y Patton y las batallas que combatieron/ que despejaron el camino para que Presley cantara/ que abrieron la vía para Martin Luther King”. ¿De verdad?.
La plomiza Murder Most Foul, hábilmente separada del resto en el segundo CD, pretende narrar el asesinato de John F. Kennedy y su impacto. Pero no hay grandes revelaciones: si alguien quisiera aprender aquí sobre el legado del presidente Kennedy, no sabría que inició la escalada militar en Vietnam o que autorizó la invasión de Cuba. Tampoco impulsó la legislación sobre los derechos civiles, que fue obra de su sucesor, Lyndon B. Johnson, al que Dylan sugiere como peón del magnicidio.
Murder Most Foul no resuelve ni musical ni intelectualmente. Al menos tiene una instrumentación sobria, un sonido de cámara que también salva los momentos más melódicos de Rough And Rowdy Ways: temas fronterizos como Black RiderI’ve Made Up My Mind To Give Myself To You o I Contain Multitudes. El resto tiende al blues-rock a piñón fijo, vigoroso y previsible. Hay, curioso, una mención a Jimmy Reed, bluesman al que Neil Young ha recurrido con frecuencia.


Disco 'Homegrown' de Neil Young.
Disco 'Homegrown' de Neil Young.

Volvamos a Homegrown. Dura la mitad que Rough And Rowdy Ways y ofrece, al menos, el doble de placer. Suena a sesión improvisada, con espacio para que se luzcan cómplices como Emmylou Harris o el guitarrista Ben Keith. Incluye algún disparate, como Florida, felizmente disimulado entre abundantes joyas melódicas. No hay letras farragosas: se desnudan los sentimientos tal cual. Así, Mexico pertenece a ese subgénero de la canción estadounidense que celebra las posibilidades del gringo al sur del Río Grande, pero su verso final revela el sentido de culpa del artista: “Papi es un hombre viajero”. Como excusa resulta endeble, cierto, pero cuesta imaginar a Dylan reconociendo tan directamente su absentismo familiar o cualquier otra intimidad.

19 junio, 2020

NY: Homegrown

Homegrown:
  • Neil Young: guitar, harmonica, piano, wine glass, piano, strings, narration, vocals
  • Ben Keith: pedal steel guitar, lap slide guitar, dobro, wine glass, piano strings, narration, vocal
  • Tim Drummond: bass, vocal
  • Levon Helm: drums
  • Karl T Himmel: drums
  • Robbie Robertson: guitar
  • Emmylou Harris: vocal
  • Mazzeo: vocal
  • Stan Szelest: piano, Wurlitzer piano
  • Joe Yankee: piano


Homegrown (en bucle)


Homegrown


Cosecha propia
Octubre-2019

  1. Separate Ways (NY)
    Caminos separados: Vamos por caminos separados, buscando días mejores...
  2. Try (NY)
    Tentativa: Podemos seguir juntos mucho tiempo, si lo intentamos.
  3. Mexico (NY)
    México: ¿Por qué es tan difícil seguir enamorado de ti?
  4. Love Is A Rose (NY)
    El amor es una rosa: pero mejor no la recojas. Solo crece si está en la enredadera.
  5. Homegrown (NY)
    Cosecha propia: Un día, sin avisar, las cosas empiezan a brotar de la tierra.
  6. Florida (NY)
    Florida: Así que me dije: "No me lo creo. Esto no es real".
  7. Kansas (NY)
    Kansas: Siento que acabo de despertar de una pesadilla.
  8. We Don't Smoke It No More (NY)
    Ya no lo fumamos: No lo tocamos, no lo pisamos...
  9. White Line (NY)
    La línea blanca: Me siento como una locomotora de ferrocarril arrastrando una enorme carga.
  10. Vacancy (NY)
    Vacante: ¿Eres mi amiga? ¿Eres mi enemiga? ¿Podemos aparentar que vivimos en armonía?
  11. Little Wing (Jimi Hendrix y NY)
    Alita: Viene a la ciudad cuando los niños cantan y les deja plumas si se caen.
  12. Star Of Bethlehem (NY)
    La estrella de Belén: Quizá te preguntes a quién voy a acudir en esta fría y lúgubre noche.