11 julio, 2019

Un 10 para el X Rust Fest


No puedo. Lo he intentado una y otra vez, pero no puedo. Bueno, la verdad es que ni puedo ni quiero ser imparcial en esta crónica sobre lo que ha pasado en Valdoviño este fin de semana. ¿Qué tendrá esta tierra gallega que nos roba el alma? ¿Serán sus paisajes, sus comidas, su clima, su empanada?... ¿O será su gente? La verdad es que no lo sé... será como aquel que dice que no cree en las meigas, pero que haberlas, haylas!

Este año el Festival lo ha organizado el clan de Ricardo Veiga y tuvo lugar en la Piscina Saiña, un coqueto bar situado en un enclave privilegiado junto a la playa de Valdoviño donde, por acompañar, nos acompañó hasta el buen tiempo durante todo el fin de semana. 
Por su parte, las comidas de “hermandad” se hicieron en el Hotel A Torre do Lago, donde estábamos hospedados unos cuantos (por cierto, absoluta y totalmente recomendable tanto por las instalaciones como por la amabilidad de sus propietarios y del personal). Allí instalaron una carpa en el patio y montaron las mesas para las comidas que os aseguro que fueron exquisitas, amenas y divertidas; el primer día, el churrasco y las empanadas que nos hizo la madre del dueño (de cine) nos salían por las orejas, y el domingo, la paella (para 60) estaba de lujo! A decir verdad, creo que reímos tanto como comimos... ¡Qué bien se está entre rusties!



En esta edición hubieron sonadas ausencias, pero tuvimos un pensamiento para todos nuestros amigos rusties en la distancia, a los que no voy a nombrar para no dejarme a nadie ni delatarlos... No obstante, de un modo u otro todos estábamos allí.
También descubrimos caras nuevas y pusimos caras a nombres ya conocidos, y nos reencontramos con los que vienen al Rust Fest como el Guadiana, que aparecen y desaparecen, pero... no importa... no se pasa lista! Aquí solo se pasa bien!

La tradicional charla anual de Manolo no se pudo llevar a cabo del modo que nos tiene acostumbrados debido a su llorada ausencia, así que Ricardo tuvo la amabilidad de leer el texto que nuestro colega le envió explicando la historia del disco de Neil Long May You Run. Como ya dije no sé dónde, no lo hizo con la misma gracia y donaire que lo hubiera hecho Manolo, pero salvó los muebles de manera muy digna. Olé tu, Ricardo!!


El Festival lo abrieron los barceloneses Rustie Harvesters, la única banda que ha estado en diez de las diez ediciones del Rust Fest y que, como todos sabéis, nacieron de los primeros Micros Abiertos, convirtiéndose, sin querer queriendo, en uno de los grupos fijos por antonomasia. 
En esta ocasión, por cuestiones familiares, este año no pudieron ensayar más que una sola vez la semana antes del Festival... como si les hiciera falta hacerlo más (como dice nuestro amigo Carlos Gambarte, solista de Los Singin, “ensayar es de cobardes”) y nos ofrecieron un repaso de su repertorio más aclamado. 
Siguiendo la formación habitual, Pepe hacía las voces, Júlia y David se turnaron al piano y también a las voces, en otras ocasiones ella tocó la armónica y la pandereta, y en el tema “Helpless”, todo un clásico de los Rustie Harvesters, David tocó la melódica.


Tras la actuación de los Rustie Harvesters, y como también se haría al día siguiente, se trasladó el equipo de sonido a otra zona del bar que quedaba a cubierto y que se prestaba mucho más a la fuerza de las bandas que vendrían a continuación.

Ya en el nuevo escenario, actuaron por tercera vez en un Rust Fest los madrileños The Harvest, quienes interpretaron casi al completo el disco Old Ways de forma magistral, y algunos temas clásicos del más puro estilo country de Neil que nos transportó a las “prairie winds” donde algún “buffalo use to roam”, con las notas de sus guitarras, bajo, violín, banjo y batería!
Abrieron el concierto con la canción “Get back to the country”, interpretaron también un dulce “My boy”, tema que como ya sabéis Neil dedicó a su hijo Ben, y una magnífica versión de “Where is the Highway Tonight”, para orientar a todos los que nos habíamos perdido entre sus acordes.
Los pelos de punta total. Esperemos que el año que viene nos regalen los sentidos con su música otra vez!


Y para terminar la noche, los Zuma interpretaron gran parte de las canciones del disco Mirror Ball, con una carga eléctrica que nos dejó a todos con las pilas cargadas para el resto del año. Pero claro... son jóvenes ... y lo bueno es que esa vitalidad nos la transmitieron con cada una de las notas que salieron de sus guitarras!! 
Su “Downtown” fue demoledor. Y por si fuera poco, además de ser buenos músicos son mejores personas! Este año, como colofón de su actuación, tuvieron la deferencia de invitar a los Rustie Harvesters a cantar con ellos “Like a Hurricane”, con David al órgano. No se podía cerrar mejor la noche!
Esta banda ya tocó en el I Rust Fest y también lo hicieron en el V Rust Fest de Xunqueira. Confiamos en que en años venideros salgan de tierras gallegas y vengan a los sucesivos Rust Fest como clavos!! 


El segundo día abrieron el Festival los organizadores de este evento los hermanos Luis y Ricardo Veiga, mundialmente conocidos como los CrazyPonys. 
En esta ocasión, nos regalaron un concierto en versión acústica que nos supo a gloria. Nos habían comentado que con los preparativos del Rust Fest y otras historias familiares, apenas habían tenido tiempo de ensayar, pero... otros que tal bailan! Ni falta que les hace! Abrieron la actuación con “Sail away” y siguieron con “Unknown legend”. 
Sus voces rotas, sus ágiles dedos sobre el traste de la guitarra y las miradas cómplices entre ellos, fueron un regalo para los sentidos. 
“Comes a time”, otro de los temas que nos regalaron, lo dice todo: llega un tiempo... y ese tiempo llegó, porque un jovencísimo Lolo Veiga les acompañó con la armónica con una soltura y un buen hacer que cualquiera diría que llevaba toda la vida haciéndolo. 
Y la que también llegó, y espero que para quedarse, fue Arancha que acompañó a los Crazys con la pandereta en el tema “El Dorado”. Cerraron su actuación con una acústica versión de “Mr. Soul” que nos dejó gratamente sorprendidos, pues siempre se la habíamos escuchado en versión eléctrica. Una vez más, nos supo a poco...


Pero los Veiga son mucho más que lo que podíamos imaginar. 
En la sesión de Micros Abiertos que tuvo lugar inmediatamente después de su concierto, intervino el que, para mí, fue la estrella del X Rust Fest: Lolo Veiga, el hijo de Ricardo y Arancha quien, con una perfecta armónica, les acompañó de nuevo interpretando “Heart of Gold”. Lo veía y no lo podía creer... en el I Rust Fest, Lolo iba en cochecito de bebé, y ahora estaba interpretando a Neil!! 
Al respecto, dos reflexiones: en primer lugar, que la continuidad del Rust está asegurada con las nuevas generaciones y en segundo lugar, que (afortunadamente) el chaval oye más Neil que reguetón!


También en el imprescindible apartado de Micros Abiertos de todo Rust que se precie, Ricardo acompañó con la guitarra a Mireille y Michel, nuestros queridos amigos rusties franceses, quienes interpretaron Old Man traducido al francés! Y... oye... hasta en francés suena bien el Tío Neil!! Merci, nos amis! 


Después de semejante subidón, los valencianos Winnie Peg and The Tractors actuaron en el que sería para ellos su segundo Rust Fest, con un potente set list del que destacaríamos la originalísima versión de un eléctrico “Helpless” que nos dejó a todos con el corazón desbocado, y un largo “Cowgirl in the sand” que, aún así, nos supo a poco. Cuánta energía!!! Esperamos poder volver a verles y oirles en futuras ediciones! 
Confiamos que el decano Xavier Gim se ocupe de que no nos olviden...


La actuación de cierre del X Rust Fest se llevó a cabo por parte de los Danger Birds (ex Zuma, ex Powderfingers), una banda de valencianos que ya son unos veteranos del Rust Fest con varias ediciones a cuestas, y que organizaron la edición del 2018 en Gandía. 

Su actuación, impecable como siempre, nos deleitó con temas como Everybody Knows This Is Nowhere, The Loner o Alburquerque. En esta ocasión, la banda contó con la inestimable colaboración de Chema Mendizabal a la slide guitar, instrumento que daba un punto de excelencia a su concierto.


Su intervención estuvo llena de “artistas invitados” como Isabel, Mireille y Xan para interpretar “Losing end” y, como no podía ser de otra manera, el Rust Fest terminó con un desgarrado “Rocking in the free world” interpretado por los Danger Birds junto a Ricardo, Xan, Mireille, Michel, Júlia y Pepe.
Creo que no subió nadie más porque no cabía... El final fue apoteósico, y mientras tanto los demás saltábamos y coreábamos la canción como posesos deseando que ese instante permaneciese en nuestra memoria 365 días, hasta el siguiente encuentro!!!


Y claro, llegó el momento de despedir el X Rust Fest que, en mi humilde opinión, ha sido el mejor de todos los que he vivido, y eso que los he vivido todos! Love and only love...

Ricardo, el organizador del evento, agradeció de manera muy emotiva la ayuda de Luis, Héctor, Edu y George ya que había sido imprescindible para la realización de este Rust Fest, y tuvo también palabras de agradecimiento para su “primo” David-multiusos Funes por su inestimable ayuda con el equipo de sonido quien, como cada año, vivió todo el Rust al pie del cañón, asegurando la buena sonorización de las bandas.


Y para no terminar sin una continuidad asegurada, al final del festival, Ricardo y Pepe anunciaron que la próxima edición sería en Mallorca organizada por una eufórica y felicísima Isabel Meurer, una de las pocas personas de La Playa que, junto a los Rustie Harvesters, Xan y una servidora, no nos hemos saltado ninguna edición del Rust Fest. Diez de diez... y a por muchos más!! 
Seguro que el XI Rust Fest será mejor que la mismísima ensaimada porque viene de la mano de la dulce Isabella, proud Isabella!! Lo harás genial!!

Como dijo Xavier Gim, no vuelvo a casa... he estado en casa.
Nos vemos en Mallorca en el XI Rust Fest en 2020!!
Long may you run...



Ángeles y Pepe.
P.D. Las fotos han sido "elegantemente virladas" de rusties varios (con su permiso, claro...)

09 junio, 2019

The Brass Buttons en canal Sur



Nuestros queridos Brass buttons, estan cuajando un año increible. Siguen paseando con éxito su disco "Seven Seasons". Han girado de "Back band", nada menos que con Adam Levy de los honeyDogs, con conciertos en Huelva, Cadiz y Madrid y el mes pasado tocaron en la mítica sala The Cavern en Liverpool dentro del International Pop Overthrow Music Festival . 

Esta primavera rematan la faena con una formidable actuación en el programa Al Sur Conciertos de Canal Sur Andalucia, que podeis ver en el video insertado. Es un detallazo por su parte que teniendo solo 25 mnts, para presentar sus estupendos tres discos, dediquen parte de ellos, a hablar de sus actuaciones en los Rust Fest II, VII y VIII y a dedicarnos una preciosa "From Hank to Hendrix" (minuto 20 aprox).

Brass Buttons, ¡Qué clase teneis y Qué grandes sois!

Abrazotes y mil gracias por este gran honor.

29 mayo, 2019

R.I,P. Jacqueline Jones


Ayer nos dejó una "rustie" y una amiga,  Jacqueline, a la que no le gustaba que la llamaran Jackie.

Galesa de origen, nos hizo comprender que nuestros festivales eran importantes allende nuestras fronteras, cruzando toda Francia con su familia para acudir a nuestro humilde III Rust Fest en Torredembarra. Allí tuvimos la suerte de compartir bailes y cantes, en un fin de semana que ella iluminó con el brillo de su sonrisa.


No volvimos a vernos, al menos en la vida real, pero todos mantuvimos contacto virtual con ella y su familia y era asidua al grupo de la playa en fbook. En estos días de tanto dolor, solo podemos enviar a su marido Barney y a sus dos hijos, mensajes de animo y asegurarles que nunca la olvidaremos.

Una de sus favoritas:


Rest in Peace "in the fields of green" Jacqueline, You´ve been important to many fellow rusties worldwide.


24 mayo, 2019

Feliz 78 cumpleaños Mr Dylan



First time I heard Like a Rolling Stone, felt that music and took it home. Felicidades Mr Zimmerman 78 añazos. Long may you run.



Y este verano, estos dos malas bestias compartiran cartel en Londres e Irlanda, quien pudiera amigos.


Abrazote