26 agosto, 2008

Agudeza Visual







Hubo un tiempo en el que los vinilos no se vendían al peso, por gramos..... y un lugar en el que se traducía torpemente, se omitía o añadía a voluntad y donde no se podía llamar a las cosas por su nombre.

Tiempos pasados y grises que nunca fueron mejores.
¿Error?, ¿Rareza?
Os propongo un ejercicio de nominación, es decir: acción y efecto de nombrar cuando Hernán no era the killer.

10 comentarios:

Antonio dijo...

Es que eran otros tiempos y había que explotar el rollo de la españanegra

laopcionb dijo...

Hombre, la buena noticia es que la censura sabía inglés...

Por otra parte, y sin ánimo de encender polémicas coloniales que no son fácilmente debatibles en estos tiempos, esa canción del tío Neil, maravillosa en cualquier caso, pecaba de idealizar el mundo azteca y de satanizar al viejo Hernán.

"Hate was just a legend and war was never known". A ver, Cortés se alió con un montón de pueblos que estaban fritos por el dominio sangriento de los méxicas (aztecas), juntó a más de mil indios que le acompañaron a la conquista de Tenochtitlán y Moctezuma, no le quedaba otra, le recibió como un rey y le cedió parte de su trono. Así fue hasta que Hernán Cortés tuvo que salir a enfrentarse a otro español, Pánfilo de Narváez. Fue mientras estaba él fuera que Pedro de Alvarado saco las espadas y a la vuelta de Cortés sucedió la noche triste, la salida de los españoles y, entonces sí, el sitio y la conquista sangrienta de Tenochtitlán.

Así, bueno, un poco más largo, lo cuenta Juan Miralles en su recomendable biografía "Hernán Cortés". De hecho, de todos los conquistadores, españoles y de fuera, Hernán Cortés es uno de los más admirables. Eso sí, Neil Young está en su derecho de pensar lo que le plazca de Cortés, de cantarlo y nosotros de leerlo y escucharlo tal y como él lo creó.

Paco dijo...

Según la Wikipedia, es uno de los pocos discos que fueron censurados en España, aunque aclara que se editó posteriormente: http://es.wikipedia.org/wiki/Discos_censurados_en_Espa%C3%B1a

Paco dijo...

No era mi intención al publicar la entrada polemizar en ningún sentido.Si había "carga de profundidad" el objetivo era llamar la atención sobre la ignorante censura que nos hurtaba a su antojo la realidad de aquellos años, siendo el LP en cuestión solamente un reducido ejemplo.
Más allá de interpretaciones simplistas, impregnadas en mayor o memor medida de moral católica o calvinista (según la cuerda) y para un análisis comparativo de ambos modelos colonizadores, ver: John H. Elliott, Imperios del Mundo Atlántico, Ed. Taurus.

laopcionb dijo...

Completamente de acuerdo, Paco. La censura no sólo era asquerosa por frenar la libertad de expresión, sino que además era muy tonta.

Tampoco yo quería polemizar. Sólo trataba de situar un poco la figura de Cortés, aunque seguro que no es el lugar. A veces parece que desconocemos nuestra historia y a nuestros personajes históricos y que nos quedamos con esas interpretaciones simplistas de las que hablas, llegadas, además, de lugares que cargan con culpas tan o más graves. Me apunto ese libro. Gracias.

Jose dijo...

Hola, yo siempre había creído que no se censuró la canción, sino que se obligó a cambiar el título. Lo confirmo en mi ejemplar de la biografía de Ignacio Juliá "Neil Young - En el ojo del huracán": (transcribo)Publicado en España por Hispavox, con "Cortez the Killer" censurada en portada y en la etiqueta interior y convertida en "Cortez Cortez".
Mi vinilo es una reedición del año 1984, sin las letras en el interior, en la contraportada el título es "Cortez Cortez", pero en la etiqueta del vinilo dice (¡sorpresa!) "Cortez the Killer".

Ramonet dijo...

La verdad es que estoy bastante de acuerdo con "la opción B". Los indígenas americanos estan muy idealizados, sobre todo los de centroamérica. He leido mucho de historia ultimamente y sorprende enterarse de según que cosas. Pero a lo que vamos, esta obra maestra de Neil tiene una letra "oculta" y trata sobre el dolor de Neil por el daño cometido en sus relaciones amorosas. En el 75 aún no conocía a Pegi. Recordad "and she loves me to this day..." primera persona, no hay duda.

fantomas dijo...

Siendo una de mis canciones favoritas de Neil Young, y aparte de los maniqueísmos varios en los que incurre el canadiense en la letra, siempre me hizo gracia lo de "coca leaves and pearls", cuando el uso de esta planta fue más bien cosa de los incas y totalmente desconocido en México.

Por lo demás, en muchos sitios, tanto españoles como extranjeros, se dice que el disco fue censurado (Discos censurados en España - Wikipedia) dato que, a la vista de la fecha de la galleta y de lo que cuenta Ignacio Juliá en su libro, es erróneo.

Antonio dijo...

Curioso Jose. Ya sé algo más. Claro que en 1984 no había motivo para censurarlo y sin embargo, se mantuvo la funda igual.

Jose dijo...

Sí, no sé si porque simplemente resultaba más fácil o más barato dejarlo como estaba.