28 junio, 2009

Crónica de un playero en Barcelona

Bueno. Por fin. Un poco tarde, pero espero no defraudarte. Acabo de llegar de mi periplo arago-gallego-leonés y me he puesto rápidamente a meter aquí todo los recuerdos de ese par días magníficos que me pasé con los playeros y con el Tío Neil. Y, sobre todo, las fotitos, que yo sé que las estás esperando.

La primera de la tarde, en la frente. Mi maleta decidió darse una vuelta hasta Madrid antes de recalar en El Prat. Cosas de los aviones. Pero en fin, tampoco uno necesita cuidar tanto la imagen como para no cambiarse una tarde.

Lo mejor es que Pepe ya me estaba esperando impaciente por hacer una batida por Barcelona. Ya antes de salir del aeropuerto, David me dio por teléfono unas indicaciones de dónde podía alojarse Neil Young y su equipo; y Pepe ya tenía su propia fuente de información, así que recoger a Jose en el centro y largarnos de batida por esos sitios, fue cosa de un plis-plas.

DSC04317

En el primer hotel (el Arts) y con la pinta que teníamos, ni siquiera lo intentamos. Demasiado para nosotros. Así que nos dimos un paseo por los alrededores y sacamos algunas fotos interesantes, como la de este par de playeros en la playa, como tiene que ser.

DSC04318

En el segundo hotel ya era otra cosa. Mucho músico, mucha gente del Primavera, pero ninguna conocida por nosotros. Así que nos tomamos algo, pasamos allí un buen rato y, un poco desanimados, nos largamos con viento fresco a resolver el alojamiento y dejar a Pepe que pase un rato por casa, que la familia también tiene derecho a verle.

Por la noche decidimos dar un paseo por los alrededores. Quedamos con un rusty de Seatle, Harry O, un personaje con un montón de conciertos a sus espaldas (59, creo, o ¿eran 95?) y cosas curiosas que contar. Cervecitas, tapitas y un rato de charla en una de las terrazas preferidas de Jose.

DSC04319

A la mañana siguiente, reunión playera en una terraza de la Diagonal. Pero antes, Jose y yo habíamos quedado para pasar por las tiendas de discos de la calle Tallers y otras. Así que a la 1 más o menos, nos subimos en el Metro y… nos equivocamos de línea (cosas de catetos). No pasa nada, vuelta atrás y a buscar el tranvía rápidamente que la hora se pasa. Con las prisas, cogemos el tranvía equivocado (y eso que solo hay dos) y… vuelta a empezar. Total que todo el mundo en el sitio y nosotros dando vueltas como dos paletos por medio Barcelona. ¿Será cosa del jet lag?.

En fin, tarde pero llegamos al sitio y allí estaban, por fin. Playeros y playeras de carne y hueso:

DSC04328

De izquierda a derecha: Christian, Ramonet, Francisco, Iolanda, Ignasi, Joseph, Joan, Carlos, Jorge, Mª Ángeles, Pepe, César, un servidor, Harry, Jose, Isabel y Debby (nuestra nueva playera neoyorquina).

¡Ah! No pienses que Isabel vino en monopatín, son cosas de Darío, el fotógrafo. Aquí lo tienes.

DSC04329

Claro que no estaban todos, así que será mejor que te ponga aquí otras fotos. Te pido disculpas si faltas, pero con el jaleo, alguno foto se me escapó (si tú o alguien la tiene, que no deje de enviármela, por favor).

DSC04330 Pepe

DSC04331 Ramón

DSC04332 Ángeles

DSC04333 Ignasi

DSC04334 Carlos

DSC04335 Isabel y Darío

DSC04336 Jorge

DSC04337 Joan

DSC04338 Debby

DSC04339 Francisco

DSC04340 Josep

DSC04342 Christian

DSC04343 Harry

DSC04345 Jose

DSC04346 Norberto

DSC04348 Xabre

DSC04353 Brexa

DSC04349 Vicky

DSC04350 Héctor

DSC04351 Miguel

DSC04354 Edu

DSC04347b Xavi

Y todavía faltan algunas imágenes de gente que se incorporaron más tarde.

Pepe había acertado en el sitio. Allí había un buffet libre con asador de carne y plancha de pescado. Lo único malo es que un sábado, estaba hasta la puerta, así que Ángeles, nuestra negociadora de casos sin remedio, consiguió que nos buscaran varias mesas y al cabo de un rato estábamos todos comiendo a dos carrillos. De fábula. Solo nos faltó rematar la faena con una buena tarta y cantar un “cumpleaños-feliz”, pero bueno, no se puede tener todo en esta vida. La próxima vez será.

El tiempo se me pasó volando. Casi sin darme cuenta, entre charlas, bromas y demás, estábamos ya camino del Forum. Allí estrechamos relaciones aun más. Se nos unieron Carmen y algunos más. Como tenía que ser, el Comando Galicia y el Comando Valencia, se llevan de maravillas. Aquí los tienes.

DSC04347

Incluso se prestaron mutuo apoyo para dejar huella en la banderola.

DSC04356

Ya solo me quedaba pasar por ventanilla y recoger mi entrada, y para sorpresa mía, se quedan con ella y me dan una especie de tarjeta de plástico con texto escrito con tinta infrarroja. Una pasada. La gente, que ha tenido que pasar por una taquilla al efecto, esta que trina. ¿Es que la organización no sabe que para nosotros, la entrada es importante? Espero que esto no sea una costumbre y se dejen de rollos en eventos futuros. Mi entrada la quiero.

En fin, cacheo de costumbre (yo nunca llevo bocatas ni armas ;-) y para adentro.

El recinto es grande, pero el sector duro de la Playa lo tenemos claro: solo Neil Young.

Carmen nos avisa que el escenario de Neil se abrirá a las 6, así que nos situamos en la barrera dispuestos a colocarnos delante. Otro rato de charla y bromas.

La zona se va llenando y por todos lados se ven seguidores de Neil con camisetas alusivas de todas las épocas y estilos.

DSC04357 DSC04358 DSC04366 DSC04373

Cuando quitan la cinta, aquello parece la salida al recreo. Todo el mundo corre y algunos, sin mirar, hacen que Ángeles tenga un percance, y aunque afortunadamente nada grave, el susto no hay quién se lo quite.

Al final todos estamos más o menos al principio y un poco a la izquierda del escenario, muy cerca.

Todavía es temprano y tenemos una horita de actuación de The Jayhawks. Buenos no es Young, pero tampoco están nada mal. Buen comienzo.

DSC04360

De todas formas, durante todo este tiempo, el “pajarito” ha estado arriba, observándolo todo, como un buen presagio de lo que se nos avecina.

DSC04363

Y casi sin dejar salir a los Jayhawks, los operarios de Neil invaden las tablas. Algunas son caras ya conocidas de anteriores conciertos y eso hace que nos volvamos aun más impacientes, sabiendo lo que se nos avecina.

Woody se une a nuestro grupo, en el rincón de la izquierda, y a su lado se sitúa el viejo piano.

DSC04372

Y cuando Larry Crag da los últimos retoques a la Oldblacky, algunos nervios se desatan y se le jalea casi como al propio Neil.

DSC04377

Algunas personas están tan excitadas que no tienen muy claro cómo utilizar algunos cachivaches y no les importa observar el escenario desde la lejanía. Total, lo que queremos, no necesitamos verlo para sentirlo.

DSC04359

Y así transcurre el tiempo hasta que un rumor se levanta entre el público que, poco a poco, se convierte en griterío. Nuestros amigos están ya sobre el escenario. Neil con una camisa de cuadros (¡que raro!) llega al centro del escenario. A su derecha Ben Keith con unas gafas rojas muy psicodélicas, tras él se sitúa Rick Rosas y sobre la batería observo la gorra de Chad Cromwell. Frente a nosotros, detrás del piano, están Pegi y Anthony Crawford. La banda está preparada. El Europe’09 Tour va a dar comienzo.

DSC04381 DSC04382

Todos estamos expectante por oír los acordes de la primera canción del tour, incluso algunos tenemos hechas nuestras apuestas. Y por fin… tras rasgar la guitarra un par de veces suena… (todos perdimos, je, je)

¿La reconoces? Efectivamente, se trata de Mansion In The Hill… Los nervios se desatan y la electricidad de su ritmo se contagia. La gente baila, grita, aplaude, canta, silba…El concierto que tanto hemos esperado, acaba de empezar.

No estoy muy seguro, pero creo que es la primera vez que Neil da comienzo a un concierto con este tema, aunque lo ha utilizado en varios tours con Crazy Horse e incluso en un concierto acústico. Cierto o no, nosotros ya estamos en situación.

Casi sin descanso, nos llama la atención los sonidos de Cromweld y tras ellos los rasgueos de guitarra de Neil. La locura: Hey, Hey, My, My entra en el recinto como un vendaval. Ahora sí, todo el mundo canta la letra. Hasta yo me olvido de uno que hay a mi lado grabando el concierto y grito como el que más.

La batería suena potente, más que en las anteriores ocasiones, creo. Y la guitarra de Young… para qué contarte. Se desata la locura.

A continuación, Neil Young se viene a nuestro rincón y se sienta delante del piano. Suenan los acordes de Are You Ready For The Country? Debby no se puede reprimir y grita su Yeahhh! A mí, personalmente, no es que me vuelva loco, pero no dejo de reconocer que las manos de Ben Keith hacen de ella una obra maestra. De hecho, cuando finaliza, Neil Young sonríe abiertamente y golpea cariñosamente a Keith en la espalda a modo de felicitación. A nosotros no nos pasa desapercibido el gesto, ya que no es algo habitual en el serio y casi siempre seco Young.

DSC04388DSC04389DSC04390

Pero Neil no se duerme. A continuación nos regala un tema traído desde el recuerdo: Everybody Know This Is Nowhere. A juicio de Pepe, idéntico a la versión del disco. Tras los aplausos, suena a mis espaldas el grito de ¡Auténtico, auténtico! Y no puedo estar más de acuerdo con su autor. Juzga tú.

DSC04394 DSC04395 DSC04396 DSC04397

Pero la locura sigue. Al ritmo de los tambores de guerra de Chad Cromweld, da comienzo lo que para mí ha sido la verdadera sorpresa de este tour 2009: la versión eléctrica de Pocahontas.

La verdad es que no estoy seguro a qué se debe. Puede que sea a que la batería ha conseguido imprimirle un genuino ritmo Neil.

A estas alturas del concierto, el publico está ya entregado, pero el ritmo no para y suenan los acordes de Spirit Road, un tema del Chrome Dreams II (gracias colegas). Su ritmo se pega a nuestros oídos durante más de 5 minutos y Neil la finaliza con uno de sus rifts.

Luego su voz (Gracias colegas. Estoy contento de regresar a este bonito lugar…) suena por los altavoces.

Pero los que nos alegramos de verdad fuimos nosotros cuando escuchamos crujir la Old Black con las notas de Cortez The Killer, en mi opinión, una de las dos joyas de este concierto.

DSC04399DSC04400DSC04401DSC04402

Si al principio todos coreamos a la vez la letra de la canción, al final todo el mundo se ha dejado llevar por su hipnotizante ritmo. Esa guitarra que corta como un bisturí, te va penetrando poco a poco en la carne hasta descubrirte alguna fibra especial, algún sentimiento medio desconocido para ti mismo incluso, hasta transportarte hasta algún lugar mágico. Para mí fue el punto máximo del concierto. Dame tu opinión.

Magistral.

Pero Neil no te da tregua. Detrás de esta obra maestra nos obsequió con otro de sus emblemáticos títulos: Cinnamon Girl.

En él, Young volvió a sorprendernos al final de la canción haciendo gestos con los brazos abiertos al compás de la música mientras la gente coreaba. Una pasada para los que lo conocen bien.

A partir de aquí, Neil Young afloja el pie un poco. Cambia la guitarra por el órgano de aire del final del escenario e interpreta su conocido Mother Heart acompañándose de la armónica.

Cuando coge su Martin, casi todos estamos seguros de lo que viene ahora y las notas de The Needle And The Damage Done empiezan a volar por la tarde de Barcelona. Algunos no se pueden reprimir y cantan al mismo ritmo que el autor.

DSC04404 Sublime.

La cosa cambia cuando vemos que Pegi se acerca hacia nuestra banda y se sienta al piano. Anthony Crawford se sitúa junto a Neil en el centro del escenario, mientras que Ben Keith se sienta en su slade-guitar del otro extremo. Regresamos al Folk con Unknown Legend. La verdad es que suena increíble.

DSC04405DSC04406

Y casi sin respirar, Neil & His Electric Band dan rienda suelta al archiconocido Heart Of Gold. Su ritmo dulzón y su amable melodía te hace sentir casi inmerso en el paisaje de las praderas americanas.

Pero tranquilo porque esta fase del concierto aun no ha acabado. En segundos, la Martin vuelve a cantar y esta vez con otro de los temas emblemáticos de Neil Young: Old Man. Aquí Larry Crag ocupa un lugar a la izquierda del Tío y arranca las notas necesarias de un banjo, de una forma pausada y tranquila, que hace las delicias de muchos de los presentes. Ahora, muchos de los aplausos son dirigidos hacia su persona. Y casi sin que nos diéramos cuenta nos vemos a Neil remedando al público en un Oe-oe más propio de un campo de fútbol. Las cosas de la emoción.

Lo que vino a continuación, fue otra de las bombas de Neil Young en Barcelona. Cuando la Old Black anunció ese ritmo que, más que transportarte, parece que te mece al compás de la corriente, todos nos preparamos para una nueva dosis de Down By The River, solo que esta vez era una realidad, el sonido se hacía delante nuestra y el mago podías verlo con tus propios ojos.

DSC04410DSC04411DSC04413DSC04414DSC04416DSC04417

En los punteos… parecía que la guitarra podía llegar a hablar. Algo mágico.

Detrás, seguramente para hacernos regresar de nuevo a la realidad, le tocó el turno a Get Behind The Wheel, un tema de Fork In The Road, su nuevo disco, que traía en el equipaje.

Y ya sentí el final cuando sonaron los acordes de Keep On Rocking In The Free World. Yo no sé quién cantaba más alto, Neil o nosotros.

DSC04419DSC04420 DSC04422DSC04423DSC04425DSC04427DSC04423DSC04429DSC04430

Aquello fue subiendo de tono poco a poco, hasta un punto en que Rick Rossas y Chad Cromwell marcaban el compás. Un compás de locura que desembocó en un relampagazo de la Oldblacky que formó una tormenta eléctrica al final de la canción. Algo que solo Neil “Huracán” Young es capaz de organizar. Formidable.

La despedida estaba ya encima. Los músicos se reunieron en el centro de las tablas para saludar y fue entonces cuando Chad Cromwell trajo a Neil una bufanda del F.C. Barcelona. Neil la agitó ante el público y se la colocó sobre el cuello mientras saludaban y se despedían. Los aficionados al fútbol flipaban con el gesto (y nosotros también).

DSC04432DSC04433DSC04434DSC04435DSC04436DSC04439DSC04440

Después, se retiraron de la vista mientras que nosotros gritábamos como locos. Tuvimos que hacerlo durante varios minutos antes de que volvieran al ruedo y nos alegraran el oído con un nuevo y definitivo tema: A Day In The Life. Casi diez minutos duró esta versión de The Beatles que acabó con la guitarra emblema tirada por el suelo con las cuerdas rotas, no sin antes alucinar con un Neil Young arrodillado junto a la batería metiendo caña de una forma brutal.

DSC04444DSC04445DSC04446DSC04449DSC04450DSC04451DSC04452

Luego, ya no hubo remedio. Nos dimos cuenta que el concierto había acabado y que ya debíamos irnos sin remedio. Había que volver a la realidad.

DSC04453DSC04454DSC04458

A nosotros solo nos quedaba despedirnos (aunque aun había tiempo para una última copa). Éramos muchos, cada uno de un lugar y algunos teníamos carretera por delante. Sobre todo los que mañana teníamos una nueva cita con Neil Young en San Sebastián. Pero eso será otra historia.

Nota: Estos mp3 están aquí para ofrecerte un complemento mientras lees. No merece la pena bajarlos a menos que solo vayas a escucharlo en un pinganillo de esos que van colgados de las orejas. El concierto, en mucha mejor calidad, ya circula por la red, así que debe ser fácil que algún playero lo tenga y te lo pase. Pregunta. Cuando lo tengas en tus manos, siempre tendrás tiempo de hacer una copia mp3 si la necesitas, conservando intacto el audio.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no estuve en Barcelona...pero despues de esta esperada cronica, es como si hubiera estado. Gracias Antonio. Ahora esperamos la cronica de Donosti. Muchos HEy HEY'S......
Xan

Pepe dijo...

Antonio, no sé cómo puedes recordar tantas cosas después de tantos días.Me has hecho revivir aquellos fantásticos días y sensaciones que vivimos juntos y recordar el sentimiento de amistad que se ha creado entre muchos de nosotros. ¡¡¡¡ Vuelve Neil !!!!!

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias, Antonio.
Se te echaba de menos y se te esperaba.
Con semejante crónica, nadie osará quitar un punto o añadir una coma.
Refleja al 100% lo que sentí en el concierto.

Jose dijo...

Muy entretenido el foto libro, oye. Y más que tendré que entretenerme todavía, ahora que ya creía tener todas las fotos ordenadas, a "robar" algunas de las tuyas y vuelta a empezar.
PSSS...Un detallito de nada, Spirit Road está en Chrome Dreams II.

Paco dijo...

Antonio, solamente tocó un tema de
Fork In The Road,
En cuanto a las fotos, Harry hizo algunas antes de que llegaras. Estaría bien verlas.
Salud.

Jose dijo...

Se puede contactar con Harry, si hace falta lo tengo en el facebook.
Bueno, que me voy a la playa. O de cañas.

Pepe dijo...

Jose y Paco, no seais tan exigentes con el pobre Antonio. Un pequeño lapsus lo tiene cualquiera. Después de toda la información acumulada no me extrañaría que hubiese dicho "estupenda la actuación de Crazy Horse". (je,je)

ivaxavi dijo...

Esencial este contacto con vosotros, es como si viviésemos al lado. Gracias Antonio, he vuelto a vivir el concierto de Barcelona con tu crónica, me hubiera gustado estar a la izquierda con todos pero estuve con un amigo-familiar y me perdí, luego todavía conseguí una "tercera fila" a la derecha del escenario.

Xabre dijo...

El "comando gallego" disfruto de o lindo. Sólo un fallo, no habernos visto tras el concierto y tomar una cervecita juntos......
Ha sido un buen preludio a esa Rustiesparty que deberíamos afrontar entre todos.
Un saludo.

Antonio dijo...

¿Chrome Dreams II no era de Bruuuuuce? ¡Ojú que lío!
Eso me pasa por escribir en el tren...

Ramonet dijo...

Bienvenido de nuevo a tu casa, Antonio. Te la hemos mantenido calentita, pero faltaba la crónica del maestro. Nadie lo podría haber hecho mejor.
Aún siguen repitiéndose en mi cabeza cada uno de los minutos de aquel día.

Anónimo dijo...

Enorme crónica. Falto yo (César) tanto en las fotos individuales como en mi mención en la foto en grupo, pero no pasa nada, éramos muchos y es normal que alguno nos escapáramos, jeje.
Marvilloso día y gracias a todos por lo majos que estuvisteis.
Pdta: a Jordi de Barcelona y a Carlos de Zaragoza les espero el 21 de Julio en Madrid con los Eagles!!!
Un abrazo a todos y a repetir
Cesarpelopo

Antonio dijo...

Perdona Cesar. No faltas, es que te he cambiado el nombre (¡Glup!).
Ahora está corregido.

La foto individual me falta, eso sí, así que si me envías una, te lo agradezco.

Josep dijo...

¡Valió la pena la espera!
Felicidades por la crónica de ese día tan especial.
Saludos,

Iolanda & Josep & Francisco

Anónimo dijo...

Ok, Antonio, sin problemas, te mando una por correo, aunque no es de ese día, llevo una camiseta reconocible...
Cesarpelopo

Pedro Bravo dijo...

Estoy contigo en que Cortez fue de lo mejor lo superior. Tener a esas miles de gentes hipnotizadas sin llegar nunca a romper es mu grande.

Buena crónica y mejor leerla después de tanto tiempo, para recordarlo.

Salud

yourisaforever dijo...

Bueno, mas vale tarde que nunca, con mi viaje a Sicilia y sin internet me perdí ver esta perfecta crónica de BARNA en su momento, y yo pensaba que extrañamente no existía! Qué memoria y cómo sabes expresar lo que todos sentimos!!! Me quito el sombrero!!! Gracias Antonio, me lo has hecho revivir, y me encantan todas las fotos y vídeos!
Un saludo a todos los playeros de
Isabel
Ps. Dario está ahora mismo en SU séptimo cielo, surfeando con un amigo y de acampada libre en Biarritz, Mundaka y Bilbao...y yo pasando pena!