21 agosto, 2009

OHIO en Galway

Acabo de volver de un viaje por la Irlanda profunda, de recorrer la costa oeste desde la península de Dingle hasta Clifden y por supuesto escuchando mucha irish music en pubs con alguna que otra pinta. Hasta tuve la suerte de coincidir con el summer fest de Roundstone.
Mucho bodhran, whistle, achordeon, banjo y guitarra y baile.
Pero no solamente de irish music viven los irlandeses; ya de retirada - previo tributo en Cong a The Quiet Man - hacia la civilización tal y como nosotros la entendemos y padecemos, en Galway nos recibieron las notas de la inmortal canción de Neil por obra y arte de unos esforzados que la tocaban en uno de los numerosos pubs de la ciudad. Grata sorpresa y vuelta a la realidad....... y no la última y por eso menor: en el de la despedida por esa noche y en otro local sonó Black is Black. Nunca pensé que oiría en un sitio así la vieja canción de Los Bravos.
¡ Qué país y qué gente !

P.D.

Dos perlas:

Dios inventó el alcohol para que los irlandeses no conquistasen el mundo.

La cerveza es para todo el día y no solamente para el desayuno.