10 marzo, 2011

Anonymous: Carta abierta al Mundo

Se le puede buscar un motivo de a este escrito tan esperanzador para que aparezca en esta playa un mes de marzo como éste. Marzo siempre ha sido, a lo largo de la historia reciente, un mes muy dado a estos derroches de sentimientos de libertad. Quizás sea porque presentimos un nuevo renacer en la primavera que ya casi tocamos con los dedos. Mira, en un mes de marzo de…

  • 1475, nace el escritor, pintor y arquitecto Miguel Ángel Buonarroti.
  • 1812, en España se publica la constitución liberal conocida como la Pepa.  Y ocho años más tarde, en 1820, tras la victoria de la revolución liberal, el rey Borbón Fernando VII jura esa Constitución hecha en Cádiz. Sirvió para poco, pero al menos pasó por el aro y dejó escuela.
  • 1845, en España es declarada ilícita la trata de esclavos.
  • 1871, el pueblo se hace con el gobierno de París (Comuna de París).
  • 1879, nace Albert Einstein.
  • 1910, en España, el rey autoriza a las mujeres a realizar estudios superiores.
  • 1930, Gandhi pone en marcha una campaña de desobediencia civil contra el gobierno colonial.
  • 1952, en España se permite la venta libre del pan, del aceite y de la carne.
  • 1973, el actor Marlon Brando rechaza el Oscar de la Academia de Hollywood y abandona Vietnam el último marine norteamericano.
  • 1976, se emplea por primera vez el vasco en el Ayuntamiento de San Sebastián, después de 40 años.
  • 1991, se disuelve el Pacto de Varsovia.Ya sólo queda el otro.

Por eso creo que es buen momento para dejarte aquí este escrito de Anonymous. Lleva su tiempo leerlo, pero pienso que al final, te alegrarás.

Nos encontramos en una época única en nuestra historia, el auge de internet y la tecnología de la computación ha contribuido a un incremento incomparable de la prosperidad para el Primer Mundo.

Nos hemos creado un imperio diferente a cualquier otro, una red global de comercio y comunicación constante, una edad nueva de avance tecnológico. Hemos hecho muchos progresos desde nuestras humildes raíces en la Revolución Industrial y los días de la doctrina del Destino manifiesto. Somos ahora pioneros en fronteras digitales nuevas, expandiendo nuestro dominio del mundo cuántico por los lugares más inaccesibles de espacio.

Y sin embargo, el imperio se enfrenta a una crisis, una recesión global, una pobreza creciente, la violencia rampante, la corrupción en la política, y las amenazas para la libertad personal. Como pasó antes en otros tiempos de crisis, las viejas historias han comenzado a repetirse. Verdades a medias, esta vez repetidas  noche tras noche en las noticias cablegrafiadas y hechas eco a través de internet: el imperio es fuerte, el cambio es desaconsejado, el negocio, como siempre, es la respuesta. En tiempos de incertidumbre hay quienes tratan de acrecentar la confusión, alimentar nuestras inseguridades y nuestros miedos. Los mismos que tratarían de conservarnos divididos para su propio lucro. La estrategia dominante toma muchas formas muy convincentes: Liberales y Conservadores, Cristianos y Musulmanes, Blanco y Negro, salvado y pecador.

Pero algo inesperado está ocurriendo. Estamos empezando a contar a los demás nuestras propias historias. Compartiendo nuestras vidas, nuestras esperanzas, nuestros sueños, nuestros demonios. Cada segundo, día tras día, durante todas las horas de la noche, los detalles descarnados de la vida en esta tierra que fluye alrededor del mundo. Como vemos las vidas de los otros transcurrir en nuestras salas de estar, estamos empezando a entender las repercusiones de nuestras acciones y el error de las viejas costumbres. Cuestionamos las viejas suposiciones de que estamos hechos para consumir no para crear, que el mundo estaba hecho para nuestro consumo, que las guerras son inevitables, que la pobreza es inevitable. Pero como hemos aprendido acerca de nuestra comunidad global, una verdad fundamental ha sido descubierta de nuevo: No somos tan diferentes como podemos parecer. Cada humano tiene fuerzas, debilidades, y profundas emociones. Deseamos ardientemente amor, carcajadas de amor, tememos estar solos y soñamos con una vida mejor.

Debes crear una vida mejor.

No puedes estar sentado en el sofá viendo televisión o jugando con vídeo-juegos, esperando una revolución. Tú eres la revolución. Cada vez que optas por no ejercitar sus derechos, cada vez que rehúsas oír otro punto de vista, cada vez que ignoras el mundo a tu alrededor, cada vez que gastas un céntimo en un negocio que no paga un salario justo, contribuyes a la opresión del cuerpo humano y la represión de la mente humana. Tienes otras opciones, una elección es tomar el camino fácil, el camino conocido, caminar voluntariamente en tu propia sumisión. O elegir estar de pie, salir fuera y hablar con tu vecino, entrar conjuntamente en foros nuevos para crear cambios duraderos, significativos para la Humanidad.

Éste es nuestro reto:

Una revolución pacífica, una revolución de ideas, una revolución de creatividad. La iluminación del siglo veintiuno. Un movimiento global para crear una era nueva de tolerancia y comprensión, empatía y respeto. Una era de auge tecnológico sin restricciones. Una era de ideas participativas y cooperación. Una era de expresión artística y personal. Podemos elegir entre usar las nuevas tecnologías para un cambio positivo radical o que sea usada en contra nuestra. Podemos decidir conservar internet libre, mantener abiertos los canales de comunicación y cavar nuevos túneles en esos lugares donde la información está todavía escondida. O podemos dejarlo todo tal y como está en nuestro alrededor. Como nos movemos dentro de nuevos mundos digitales, debemos admitir la necesidad de información honesta y libre expresión. Debemos pelear por conservar internet libre, abierta, como un mercado de ideas dónde todos están sentados como iguales. Debemos defender nuestras libertades de esos que podrían tratar de controlarnos. Debemos luchar por esos quienes aún no tienen una voz. Continúa contando tu historia. Todos deben oírte.

 

 
 

 

3 comentarios:

yourisaforever dijo...

Pues sí, me he alegrado, tiran aires de cambio y esperanza en primavera...y cada uno podemos contribuir a que prosperen. Y es cierto que a través de internet las diferencias entre gente tan distante se van haciendo menores y nos acercan y hermanan. La "Imagine" de Lennon es cada vez un poco menos utópica, pero queda mucho por hacer!

Tornado dijo...

Gracias ,me has dado animos para seguir rocanroleando.
Saludos

Antonio Casado dijo...

Que sí, que cada vez somos más ( y mejores). Que esa pandilla de bastardos no nos aburran. Recuperemos algo del espíritu de los 60's y vamos adelante.