21 febrero, 2012

Una gramola galáctica de Wilco a Neil Young




Marcos Ordóñez hoy en su blog BULEVARES periféricos (El PAÍS/Cultura/Blogs):




".......Cierro (momentáneamente) esta ronda con Star of Bethlehem, una de las canciones más hermosas y menos conocidas de Neil Young. Abría la primera cara de American Stars and Bars, un álbum visto y no visto que publicó en 1977 y desapareció rápidamente de las tiendas. Hay un muerto en el centro de One Sunday Morning, Fire and Rain y Star of Bethlehem. Un padre, un amiga, un amigo. En la canción de Young (esta es una flecha al aire) diría que el amigo muerto es Gram Parsons, el “ángel doliente” fundador del country rock, quizás por el hecho de que Young la canta a dúo con Emmylou Harris, que fue su musa y compañera. Pero también las tres cantan el fin de algo y el despertar que sigue. El verso central de Star of Bethlehem es casi idéntico al de Fire and Rain:
“¿No es duro despertarse por la mañana y descubrir que aquellos días felices acabaron?”. Si ese fuera el última verso sería un simple lamento peterpanesco, autocompasivo y un tanto baboso. Pero hay algo más: una imagen estupenda. Hay un despertar en un hotel sin nombre, donde el sol es una bombilla al final del pasillo. “Quizás la estrella de Belén ni siquiera era una estrella”, dice Young, en un verso seco y lúcido que Hank Williams hubiera podido firmar. Y esa, justamente, es la resurrección."