12 enero, 2013

NYCH: dos dobles redondos y sus previos

En NYCH: la Pastilla y la Flecha se apuntaba sobre la simetría pero con las portadas de los discos dobles y sus previos sobre el tapete se intuye un paralelismo que evidencia la existencia de círculos en cuadrados y la influencia evolutiva del tiempo en todo y en todos.

Junio-1997

Octubre-2012
De siempre he encontrado simbólica la portada de "Year of the horse", ese círculo blanco puro que enmarca a los cuatro integrantes del grupo y que en el vinilo se corresponde con la ubicación de los discos en la funda y delimita esa zona que, consecuencia de la presión anteroposterior en la discoteca propia y de sus reiteradas entradas y salidas, acaba erguiéndose mesetaria sobre las cuatro hundidas esquinas.

La película de Jim Jarmusch al respecto aporta información de primera voz con la presentación que cada uno hace de sí mismo:
  • Ralph Molina, batería y voces.
  • Manuel Francisco Sampedro de Victoria, guitarrista y comediante.
  • Mi nombre es Billy Talbot... y soy el bajista... del grupo Neil Young & Crazy Horse.
  • Mi nombre es Neil Young, Neil Percival Young... y soy guitarrista en el grupo Crazy Horse.
La sección rítmica, Ralph y Billy, tiene muy claro su cometido y el grupo. Los guitarristas presentan su vena exhibicionista, Poncho con su extenso nombre como comediante confeso y Neil con ese toque Bond, James Bond, al decir el suyo y que le da pie a recalcar que desde su punto de vista la conjunción va, simple y llanamente, de Crazy Horse y no de Neil Young & Crazy Horse.

De siempre he encontrado simbólica la portada de "Year of the horse", ese círculo blanco puro que enmarca a los cuatro integrantes del grupo atendiendo a su declarada manera de verlo: Ralph y Billy, centrados e integrados como columna vertebradora, Poncho brincando hacia su inclusión total y Neil, con esas bermudas que le dan un aire de "The Incredible Hulk", pisando fuerte, caminando cual gigante también hacia el interior del círculo, puede que para dar fe de que en todo huracán hay calma en su ojo o de que la esencia y el potencial de un grupo está en actuar como uno, en no distanciarse entre sí, ¡sobre todo en el escenario!. Y para que conste ahí está ese único micrófono en el centro, a modo de compás que ha trazado la circunferencia que delimita lo que es, o está, dentro y fuera, lo que es básico y lo que es superfluo, lo que arraiga o desarraiga, lo que permanece o desaparece, a lo que hay que prestar atención o puede perfectamente pasar desapercibido. De siempre he encontrado simbólica la portada de "Year of the horse".

"Psychedelic Pill" o como en 15 años el círculo blanco puro se ha extendido a todo el cuadrado. Las letras del título en celosía y simetría reflejada entretejen la membrana que delimita el hábitat de la celular pastilla que contiene al caballo desbocado. El círculo sobresaliente por la perspectiva no incluye las figuras de los integrantes del grupo, tan solo el nombre madre y el jinete fundido en el caballo que cual espermatozoide veloz y portador de nueva vida ha traspasado la segunda membrana del ahora ya evidente óvulo psicodélico para resultar en los nueve temas que conforman el sentido y resultado de la eclosión. Cual pastilla de concentrada energía garante de éxtasis y embeleso, en este doble disco la imagen, o la palabra, sólo alcanza a ofrecer una parte, ¿un 5% quizá?, de lo que en realidad hay en su interior.

"Broken Arrow" y "Americana" son los previos que también evidencian la evolución y la relación: el poblado indio que albergaba las almas del embrión musical de "Year of the horse" y daba cobijo a las canciones de quienes querían aprovechar la gran ocasión que les brindaba el seguir estando vivos ha quedado reducido a cuatro "indios" descolocados, subidos en un simbólico embrión de modernidad manufacturada, imagen además salvada de una quema accidental, pero que siguen siendo supervivientes al paso del tiempo y lo confirman entonando, pasadas por su tamiz, las canciones de siempre, algunas ya existían antes de que ninguno de ellos hollara la tierra, que junto con las nuevas de "Psychedelic Pill" acaban componiendo el muestrario temático, clásico y último, ajeno y propio, de quien sigue dispuesto a resistir contra derivas, porcentajes y demás adversidades.

Julio-1996

Junio-2012
En resumidas cuentas, búscate un lugar en el que puedas estar tranquilo, sin ser molestado y sin molestar demasiado, elige cualquiera de los discos comentados y...

...pon el volumen a tope: hay calma en el ojo del huracán.

4 comentarios:

Antonio Casado dijo...

¿Donde está por aquí el botón de "me gusta"?

Joserra Rodrigo dijo...

Tasio preciosa entrada!

manologranpa dijo...

Postazo ultimamente estás que te sales, Mr Tasio.
Abrazote

Ramonet dijo...

Enorme trabajo, Tasio. Lo bordas!