22 septiembre, 2013

Long May You Run



Long may you run.
Long may you run.
Although these changes
Have come
With your chrome heart shining
In the sun
Long may you run.



 He dado un poco de forma a la charla lectura que dimos en el Rust Fest IV de Frias adaptándola para ser publicada, y antes que nada quería dar las gracias a la familia rustie por haber acudido a escucharla a pesar de las horas y el cansancio acumulado del día anterior y a todos los que han demostrado interés en verla publicada.


El tema central del artículo sería el amor de Young por su primer coche y el largo viaje que emprendió en busca del futuro deseado y la tierra prometida.



En resumen se trata de una traducción libre y estractada de unos cuantos capítulos de su autobiografía Waging Heavy Peace, de aspectos que según mi opinión puedan ser interesantes.



Versan sobre ese tipo de anécdotas que todos los fans-aticos de Neil, mas o menos conocen pero que por fin este año llegan en boca de Neil, ampliando datos y siendo contadas en primera persona, para dar realidad a lo que hasta hora formaba parte de historias sin contrastar.



Siempre quedaba la duda de que estos datos no fueran tan autobiográficos como aparentan y formaran mas bien parte de la leyenda del universo Neil.



Pero son reales y el mismo Neil los corrobora en su autobiografía.



Vienen a resumir los primeros años en Ontario, sus primeras bandas atribuyendo mucho del protagonismo a sus primeros coches y desvelando su amor por ellos. Un amor que desembocará en coleccionismo furioso de coches clásicos americanos y por ultimo en este proyecto en el que está tan implicado. El Linc Volt.



Es un tema también muy presente y reiterativo en sus canciones desde este Long May You Run que titula el texto hasta Big Time (que tambien habla de este viaje) y los coches en muchos de sus discos, Chrome dreams, Re-actor.




Long may you run.
Long may you run.
Although these changes
Have come
With your chrome heart shining
In the sun
Long may you run.


 Cuando cumplí 18 , me compré a “Mortimer Hearseburg” también llamado Mort, un coche funerario Buick del 48, que estaba en venta en una funeraria local.



Había visto el anuncio de la venta y llegué a un local en el cual muchos de estos coches estaban aparcados. Pensé que un coche funerario sería el ideal para una banda de rock, a parte remplazaría al coche de mi madre en el cual no cabía nada bien todo el equipo.



Mientras vivimos en Winnipeg ella siempre nos prestaba su coche, para los conciertos de Squires  (Mi primera banda) y debo decir que mi madre Rassy siempre fue nuestra principal fan y “suporter”, dejándonos también su salón para que ensayaramos e incluso prestarnos dinero para comprar instrumentos y amplis, cosa que mi padre no hacía debido a mis terribles notas escolares.



En fin en cuanto llegué a ese aparcamiento donde estaban aparcados todos los coches funerarios, había dos idénticos en venta, solo se diferenciaban en la tapicería  la cual en un coche era azul y en otro color burdeos. Exteriormente eran realmente “salvajes” eran como 20 centimetros mas altos que los Roadmasters normales y muy largos por haber sido “customizados” para coche funerario. Me fliparon.



En la parte de atrás tenían unas preciosas cortinas y lo mas importante tenían rodamientos en el suelo del maletero, lo cual facilitaba deslizar los equipos cuando los cargábamos en él y una puerta trasera gigante. ¿ Se os ocurre un vehículo mejor? Su precio era 125$. Ambos estaban en unas condiciones perfectas (motivadas por el uso que se les da) y tomé la decisión de quedarme con el del interior azul. Mi madre pagó la factura. Gracias Mamá, no podía creer mi buena suerte y me sentía volando alto como una cometa.



Cuando fuimos a nuestro primer concierto en Mort, sentí que los Squires tenían una nueva identidad. Un coche funerario, llama la atención de una manera fantástica, cosa que una banda que está empezando necesita. Cuando vas a tocar en un concierto tienes que ser “cool” y nosotros eramos los mas cool cuando llegábamos en Mort. Por supuesto no es lo mismo que pensaba el padre de Pam mi chica, cuando nos veía llegar a su vecindario y aparcar a Mort en su puerta. Ella fue mi novia formal y primer amor y duramos un año o un poco menos.



Hoy en día tengo todavía un coche igual que Mort. Me lo regaló el socio de mi amigo, Taylor Phelps y me dijo que Taylor quería que lo tuviera, cuando él muriera, es, mas, cuando murió le llevé al cementerio en él. Ese coche aparece en la película “The Year of The Horse” de Jim Jarmusch.



Una preciosa mañana del 63 o 64 partimos de Winnipeg con Mort cargado con todo nuestro equipo y nos dirigimos hacia el Sur Oeste, Fort William, Ontario. Era nuestro primer gran viaje por carretera.  Nos habían contratado para varias fechas en el Flamingo Club de F.W. yo tenía 18 años y me sentía en la cima del mundo.



Mort tenía 8 velocidades manuales, pero para ahorrar gasolina solía llevarlo en las marchas mas cortas o neutras, sin saber que esa práctica afectaba al sistema de dirección.




Llegamos a Fort William sin problema alguno, éramos tres chicos, viviendo su “Big Time”. Tocábamos en el Flamingo, entre 3 y 5  pases por noche y un sueldo de 325$ por semana mas comidas. Tocábamos 6 noches por semana y ganábamos una pasta, estábamos tocando el cielo.

Al mismo tiempo estaba componiendo un montón de canciones en la onda Jimmy Reed, R&Blues y de esa estancia surgieron mis primeras composiciones como “Hello Lonely Woman” o “I´ll love you forever” dedicada a Pam. También hacíamos versiones de standards de la época como “Hi-Heel Sneakers” o “Walking the Dog” formábamos parte de la escena e hicimos mucha amistad con otros músicos locales.




Mas adelante conseguimos el puesto de teloneros abriendo para otros artistas en el Club 4th Dimension, que tenía actuaciones toda la semana y formaba parte de una red de 4 clubs en la comarca, con lo cual se podían plantear como circuito de giras. En el 4th Dimension descubrí “Ticket To Ride” de los Beatles y allí pudimos ver y conocer un montón de bandas mas importantes que giraban el circuito, como Sonny Terry, Brownie Mc Ghee o el mismo Don Mc Lean antes de hacerse famoso. Siempre estaba fascinado e impresionado por esas bandas y artistas. Me daban envidia por estar de gira y venir de Estados Unidos.






Un día aparecío  de gira una banda llamada “The Company”, el chico que cantaba era realmente grande. Cantaba y tocaba la guitarra, sonaba como un cantante de Soul. Tenías que mirarlo bien para asegurarte que era blanco. Su fraseo era fantástico. Realmente me fijé en él. Su nombre era Steve Stills. En seguida conectamos y allí comenzó una gran amistad instantánea, después de que nos oyera abrir para ellos. Para mi fue fantástico que nos escucharan y quedaran impresionados.



Allí comenzó una gran amistad entre los dos que continúa hasta hoy en día. Stephen es un genio aunque a veces incomprendido.



Antes de que The Company se fueran de Fort William, Stephen me dio su dirección de Nueva York en el Greenwich Village, diciéndome que fuera a verle si pasaba por allí.



Tocamos mucho en Fort William pero tras un largo periodo sentimos la inquietud de movernos a Toronto en busca de nuevas influencias y una nueva escena. Así que nos subimos en Mort y nos fuimos, así de fácil.



Well, it was
Back in Blind River in 1962
When I last saw you alive
But we missed that shift
On the long decline
Long may you run.


Estabamos a mitad de camino, cerca de una ciudad llamada Blind River, cuando Mort se averió, tenía la transmisión fundida, fuimos remolcados hasta un garaje en Blind River, pasando allí varios días hasta que nos dimos cuenta que no nos quedaba dinero y Mort se nos había ido. Tenía la sensación de que ese coche era parte de nosotros y no tenía ganas de estar en Fort William sin Mort, con el se fue una enorme parte de mi identidad, asi que nos dirigimos a Toronto en busca de ayuda de mi padre.



La banda se disolvió y en ese momento decidí intentarlo en solitario. En el barrio de Yorkville en Toronto había una escena mucho mas profesional e intenté buscarme la vida por allí.



La cosa por allí estaba jodida, aquello no era Fort William,  la competición por sacar una actuación era fuerte. Cero éxito y ni un solo trabajo.



Intentamos volver a reunir a  los Squires pero no tuvimos éxito en nuestra invasión particular de la escena de Toronto, fueron tiempos duros, éramos como un pececillo en un gran estanque, estábamos fuera de nuestra liga y no se decía nada especial sobre nosotros en la gran ciudad.



Lo intentamos todo ensayamos y  practicamos pero nada cuajó. Aquello si que fue la definitiva ruptura de la banda,  y una de las cosas mas duras que me han pasado.



 Lo volví a intentar en solitario y conseguí alguna actuación en North Bay y otra en la ciudad pero con muy poco éxito.




Es entonces cuando me fui a Nueva York con una audición concertada para Elektra Records, allí conocí a Richie Furray cuando fui a preguntar por Stills. El había tocado con él antes de The Company y vivía en la misma dirección que Stephen me dejó. Richie me dijo que Stills se había ido a Los Angeles con idea de montar una banda. Mi audición en Elektra fue pésima, con problemas con mi ampli y una cuerda de mi Gretsch. Jodí la audición y no me contrataron.



Mandé a Richie recuerdos para Stephen si sabía algo de él y me volví para Toronto, donde vendí la Gretsch y me compré una acústica de 12 cuerdas, intentando currarme en solitario la escena folkie de Yorkville.



  Por entonces componía bosquejos de algunas canciones que mas tarde desarrollé como “Oh Lonesome Me”, “Nowadays Clancy” o “The Old Loughing Lady” fue también en esa época que conocí a Joni Mitchell.




La cosa se ponía jodida en Toronto cuando me enrolé en una nueva banda. Todo comenzó al conocer en Toronto a Bruce Palmer con el cual hice migas automáticamente, con él me fumé mi primer canuto, me puse muy ciego y me encantó instantáneamente. Fumado la música sonaba como Dios. Fue entonces cuando Bruce me consiguió una prueba con la banda en la que estaba tocando. Se llamaban los Mynah Birds y acababan de perder a su guitarrista. Fui a la prueba con mi acústica de 12 cuerdas enchufada con una pastilla y descubrí que de nuevo me ponía tocar R & Roll. Los Mynah me acogieron y tenían un sponsor llamado John Craig Eaton que compró equipo nuevo para todos nosotros. Esto incluía una Rickembacker eléctrica para mi, aunque echaba de menos mi vieja Gretsch.



Nuestro cantante se llamaba Ricky James Matthews (Rick James) y le decían el Mick Jagger de color, cantaba como si se le fueran a salir las tripas, y viviendo con Rick en Yorkville probé otras drogas, como las anfetas y el hash. Suerte que no me metí mucho en drogas mas duras.



La banda rockeaba y empezamos a hacer canciones que Rick y yo componíamos juntos, aunque principalmente hacíamos versiones de los Stones. En algunas actuaciones estaba tan puesto de pastillas que una vez salté del escenario partiendo un par de cuerdas.







De pronto conseguimos un contrato con Motown en Detroit.



Eran principios del año 66 y llegamos a Detroit quedándonos en un gran hotel. El Pontchartrain. Mientras estábamos por allí vimos a los New Beats, un grupo con un gran éxito en el mercado “Bread & Butter”. Estaba muy impresionado, un grupo que había grabado, y estaba frente a mis ojos. Las sesiones en la factoría de éxitos de Motown fueron de muerte. El mismo Smokey Robinson pasó por allí y nos ayudó con los coros, también algunos de los Four Tops metieron voces, haciéndonos sonar cool. Todo iba de miedo, una sensación de formar parte de la gran familia Motown.



Fue la ostia estar allí, incluso nos llevaban a clase de coreografías para aprender a movernos, seguro que lo hacíamos fatal pero nos trataron muy bien, nos diseñaron ropas, estábamos en el camino de alcanzar el “Big Time”.



Fue entonces cuando Rick que era de nacionalidad americana, fue arrestado por estar prófugo en las listas para la guerra de Vietnam, se lo llevaron preso y tal cual todo terminó.



Para remate dos días mas tarde nuestro manager moría de sobredosis de heroína que había comprado con nuestro adelanto de la Motown. De pronto todo el dinero se había ido y también nuestro manager. Volvimos a Toronto y la banda se separó.



 Era el momento de hacer algo en serio. Esa noche me reuní con Bruce Palmer en un sórdido club de Avenue Road llamado The Cellar.



Llevaba muchísimo tiempo dándole vueltas al tema, y ya llegaba la hora de que ocurriera. Bruce y yo estábamos allí sentados y seguramente muy fumados y pregunté a Bruce si se ¿quería venir a Los Angeles?



Mi destino era LA porque allí era donde estaba pasando todo lo importante en términos de música. Bruce y yo lo sabíamos.  Por supuesto dijo que si, asi que vendimos todo el equipo de los Mynah Birds para comprar a Mort II otro coche funerario pero en este caso un Pontiac del 53.


Gonna leave the pain behind

Gonna leave the fools in line
Gonna take the magic potion
Gettin' in an old black car
Gonna take a ride so far
To the land of sun tan lotion
Gonna take it state by state
Til I hit the golden gate
Get my feet wet in the ocean

I'm still living in the dream we had,
For me it's not over...




 

Cargamos nuestros equipajes, tres chicas y otro chaval, todos de Yorkville Toronto y nos dirigimos a Sault St Marie, el paso fronterizo mas indescriptible que pudimos encontrar. Seis bolsas de hierba y algunos instrumentos musicales y cruzamos la frontera. Entramos en los Estados Unidos muertos de risa, de llegar a la tierra prometida. Los guardias de inmigración nos preguntaron que ¿a donde íbamos? Yo les dije: pues vamos a Vancouver, pero cruzamos por estados unidos porque las carreteras son mucho mejores por aquí. Nos adentraremos hacia el sur para poder cruzar. Con esa excusa nos colamos los seis, pero verdaderamente las carreteras eran mucho mejores.






Habiendo escuchado sobre la Ruta 66, enfilamos hacia ella dirección sur tras pasar Chicago. Abrimos una bolsita y nos liamos un par de canutos, después solamente conducimos. Lo siguiente que supimos es que estábamos en Texas, donde fuimos parados por la policía, preguntándonos por nuestras tarjetas de reclutamiento. Le dijimos que no teníamos porque éramos Canadienses camino de Vancouver pero que las carreteras eran mejores etc. Apuntó nuestra placa y fue a mirar algo en su coche, mientras esperábamos sentados. Milagrosamente nos dijo que siguiéramos y obedeciéramos las señales. De nuevo de camino.



Las niñas me estaban volviendo loco, no se muy bien porque pero estaba muy estresado. Una de ellas condujo ocasionalmente y no me gustó como trataba a Mort II, estaba seguro que lo rompería si seguía conduciendo así. Tuvimos que empezar a echarle aceite. Yo estaba exhausto porque no comíamos mucho, así que llegamos a Alburquerque y paramos allí, buscamos un lugar para dormir que unos hippies nos enseñaron y paramos allí a descansar unos días.






Recordando creo que fue allí donde tuve mi primer ataque epiléptico. Me llevaron a un hospital pero no recuerdo mucho de ello. Después de eso dormí en un colchón en el suelo de una casa durante un muy largo tiempo, probablemente un par de días. Cuando me empecé a encontrar mejor Bruce y yo , decidimos que las dos niñas nos estaban estresando demasiado y que no había armonía. Asi que trazamos un plan, junto con una de las niñas, subirnos a mort II en mitad de la noche y dejar al resto tirados en el club de folk en el que estábamos. Nos sentimos mucho mejor cuando los dejamos atrás.



Viajamos por ese tremendo país, caluroso y seco. Lo siguiente que recuerdo es subir una cuesta empinadísima cerca de San Bernardino y de pronto estábamos en LA. Era el 1 de Abril de 1966.



Había una salida de la carretera, llamada Juanita Street, nos pareció muy gracioso y gritábamos Juannitaaa con acento mexicano y partiéndonos el culo. Estábamos llenos de alegría de estar por fin el Los Angeles. Una vez allí por supuesto el siguiente paso sería encontrar Hollywood y el 77 de Sunset Strip, fotografía que tenía en mente de una serie de televisión que veía de niño en Canada.






Conducimos a través de Hollywood, buscando, pero los números eran muy altos. Asi que dimos la vuelta y nos dirigimos hacia el oeste. Finalmente llegamos hasta el mar pero no había número 77.



Allí estábamos mirando el Oceano Pacífico, un trio de chicos canadienses en un viejo coche funerario, con placas de Ontario, en uno de los parkings de la Autopista Pacific Coast, mirando al mar. Hacía frío y había un poco de niebla pero finalmente estábamos allí. Salimos y andamos por la arena, llenos de admiración. Insisto LLENOS DE ADMIRACION.


Maybe The Beach Boys
Have got you now
With those waves
Singing "Caroline No"
Rollin' down
That empty ocean road
Gettin' to the surf on time.


Mucho tiempo antes, de vuelta en Winnipeg en el club 4th Dimension, conocí a un cantante llamado Danny Cox. Me dio su numero de teléfono, para llamarle si alguna vez llegaba a LA. Le llamé y allí estaba. Fuimos a su casa en Laurel Canyon y le hicimos una visita, aunque no podíamos quedarnos allí, porque era una casa muy pequeña, pero nos dio de comer y nos dejó darnos una ducha, lo cual nos hizo sentirnos muy bien (Gracias Danny) Así que dormimos en Mort II en una calle paralela al Boulevard de Laurel Canyon. Lo recuerdo siempre que paso por allí y he pasado muchas veces en los últimos 45 años. Vivimos allí durante casi una semana. Usábamos los cuartos de baño de las gasolineras y restaurantes. Era cool. No teníamos miedo. Estábamos fascinados por el total de la escena en Hollywood.



Pasábamos nuestros días buscando a Stills, ya que sabíamos que estaba allí en LA tratando de montar una banda. Eso era todo lo que necesitaba saber. Recordaba a Stephen de Fort William, donde por primera vez le oí tocar con The Company y hablamos de tocar alguna vez juntos.



Bruce y yo fuimos al Trip, un club bastante enrollado en Sunset Strip donde tocaban los Byrds. Preguntamos por allí y nadie conocía a Stills. Visitamos un lugar llamado Huff´s en Sunset Boulevard, era un garito hippie. Nunca había visto tantos hippies juntos en mi vida. ¿De dónde sacarían esas ropas? ¿De dónde salían todas esas chicas? Parecían tan cool e inalcanzables. Llevaban vestidos Tie-die y también camisetas, chulísimas y llenas de colores. Me hacían sentir como de otro planeta pero me encantaba.



Nos buscábamos la vida llevando a los hippies en Mort desde Huff´s hasta Canter´s, otro garito muy chulo en Fairfax. Les cobrábamos 50 centimos por trayecto (la mayoría de esos hippies eran ricos) Las chicas eran realmente algo nunca visto, estaba totalmente alucinado.



Un día Bruce y yo caminábamos por Sunset Blvd hacia el Hotel Colonial West, lo visitábamos regularmente y desde allí llevábamos gente, nos encontramos un canuto en la acera. Por supuesto nos lo fumamos del tirón y nos pusimos muy ciegos, estábamos completamente flotando. ¿Que tipo de maría infernal sería esa? Hay lugares que son como paraísos para el consumo, y en especial para consumidores heavys y este era uno de ellos, estos sitios tienen un cierto feeling. Sentí allí la “oscura semilla”, había una apertura hacia el Strip que llevaba a un parking, rodeado de tres plantas de habitaciones, el lugar estaba como separado de todo lo demás, como un fortín. Allí vivían músicos, junto con camellos, actores y hippies ricos, imaginate. Era una escena en si misma y lo podías sentir instantáneamente. Bruce y yo nunca habíamos experimentado nada como esto. Todo era nuevo para nosotros.



No podíamos encontrar a Stills por ningún lado. Así que de pronto decidimos abandonar LA para dirigirnos hacia San Francisco al norte. Allí el Flower Power estaba en plena explosión, con los Airplane y Big Brother & The Holding Company. Los Human Be-In empezaban a acontecer en el Golden Gate Park, había hippies por todos lados. Estábamos en nuestro camino hacia la Meca. La gran peregrinación estaba a punto de comenzar.



Enfilamos por Sunset Strip y nos vimos atrapados en un gran atasco. Nos daba un poco de bajón no tener suficiente dinero para la gasolina del camino a San Francisco, pero estábamos pensando una solución cuando escuchamos una voz gritar desde el carril contrario, Hey Neil, ¿Eres tu?


Miré alrededor por la ventana del conductor de Mort y era Stills. Ambos nos bajamos del coche y nos dimos un fuerte abrazo allí en pleno Sunset Boulevard y en medio del atasco. Los coches empezaban a pitar, pero para nosotros parecía que todo el mundo lo estaba celebrando. Algo estaba ocurriendo, pero no sabíamos lo que era. Era el principio, eran los Putos Buffalo Springfield, eso es lo que era……………………………

Ni que decir tiene que Richie Furray estaba con Stills en su coche y Bruce Palmer en el de Neil. Es decir teníamos tres buenas voces y tres buenas guitarras además de un bajista, y con las ganas que tenían todos de banda, ya solo les faltaba un batería.



Para mi esta anécdota es una de las mas increíbles y esenciales de la historia del rock. La magia del encuentro y la puta fuerza del destino en la inmensidad de Los Angeles un atasco en Sunset Boulevard, dos coches se cruzan en direcciones opuestas y en uno estaban Furray y Stills y en el otro Palmer y Young. La importancia de Mort II en ello, ya que fue gracias a este coche funerario con placas de Ontario, que Stephen Stills reconoció a Neil.


No hay que restar importancia en toda esta historia que dura varios años, como casi todo se centra en la búsqueda de Stephen Stills, no se sabe muy bien por que pero Neil sabía que su pista de despegue se encontraba al lado y de la mano de Stephen Stills y de hecho así fue en todo ello. Siempre presente en su búsqueda, Young tenía claro que tenía que encontrar a Stills y montar una banda con él.



Posteriormente vendrían las luchas de egos y las separaciones, pero esas dos rutas que transcurren paralelas volverían a juntarse durante muchas ocasiones y distintos proyectos a lo largo de la historia, tras los Buffalo vendrían Crosby Stills Nash & Young y sería Stills el que vendría buscando a su antiguo compañero, mas tarde Stills-Young Band y posteriores y varias reencarnaciones del proyecto CSNY que llegan hasta este mismo año, donde se volverán a ver las caras en el Bridge School Benefit en Octubre y quien sabe lo que pasará después, ¿Quizás otra gira conjunta, nadie lo descarta, primero porque hay dólares en juego y coincide con la edición en los archivos de la gira del 79.



Curioso además que Long May You Run la canción que habla de todo esto, fuera grabada con la Stills Young Band (Su tercer proyecto juntos).



We've been through
Some things together
With trunks of memories
Still to come
We found things to do
In stormy weather
Long may you run.






No obstante, tras leer todo esto y tras haber dejado actuar a la fuerza del destino, yo siempre me pregunto, ¿Qué es lo que hubiera pasado si el destino hubiera tirado por otro sitio y en que hubiera afectado a la imagen y obra de nuestro Neil actual? Y especular un poco sobre ¿Qué hubiera pasado por ejemplo si:




-       Neil hubiera conseguido contrato en su primera audición con Elektra en solitario y en N York? ¿Hubiera entrado en la escena folkie del Village? ¿Quizás se hubiera decantado por el sonido Velvet, factoría Warhol?

-       Neil triunfa en Detroit junto con los Mynah Birds? ¿Se hubiera convertido en un guitarrista de sesiones en Motown? ¿O hubiera entregado su vida al Soul y el Funk?.

-       Si la migra les hubiera pillado en Chicago y los hubieran deportado a Canada?

-       Si en vez de encontrar a Stills se hubieran ido a San Francisco?. ¿Hubiera encajado bien en la escena Haight Ashbury? ¿Se hubiera podido quedar colgao de tripis, o haberse enamorado de una  hippie y haber terminado cultivando cebollas en una granja del North West?

-       Que hubiera sido de Stills sin Young, hubiera montado los Buffalo Springfield con Furray?..............................



Pues nada si habéis llegado hasta aquí tan lejos, espero no haberos aburrido mucho, gracias por la dedicación y abrazote fortísimo.

9 comentarios:

Ramonet dijo...

Impagable tu trabajo, Manolo.
Lo he leído con mucha atención. Me gustan mucho los detalles no conocidos y suscribo tus reflexiones finales.
A ver cuando podemos disfrutar de la biografía en español de nuestro Neil, que aunque él no lo sepa, algo nuestro si que es. Nosotros también teníamos un destino: ser rusties.

Joserra Rodrigo dijo...

Sweet Memories, Granpa knows!

Rustie_Castuo dijo...

Te podían encargar la traducción del libro entero Manuel... Quien mejor que tú!

Anónimo dijo...

Estoy leyendo el libro , y a ver si los que controlais mas del tito Neil podeis explicarme ¿porque se refiere a Frank Sampedro como "Poncho" cuando realmente es "Pancho"? , y así lo ha dejado caer Pancho en algún video que he visto en youtube . Gracias

Jose dijo...

Pues no sé que vídeo habrás visto, pero se refiere a él como Poncho porque así es como lo llaman, como aparece en los créditos de los discos y como siempre lo ha presentado en directo. Y yo jamás lo he visto contradecirlo. ¿Tienes un enlace al vídeo?

Anónimo dijo...

Escucha los primeros 45 segundos de esta entrevista . Sus ancestros son de cerca de donde yo vivo (Ribeira - A Coruña) , incluso el estuvo allí cuando dieron un concierto en A Coruña (93 creo que fué) , y aquí a los franciscos se los llama , pacos , panchos (imagino que su padre gallego le llamaría Pancho)

http://www.youtube.com/watch?v=djj6VlZ-MIw

Jose dijo...

Pues la verdad es que a mis oídos les cuesta mucho decidir, pero yo creo que dice Poncho. Ne cualquier caso, como te dije, así es como viene en los créditos de los discos. Y también como lo presenta Neil en los conciertos y como está en Wikipedia. Y aquí también es Pancho lo noraml, no sé de donde le viene a Frank.

Jose dijo...

Ne,noraml, y me faltó el final del texto, "el sobrenombre". Pepe, lo hago adrede para que te esfuerces en entenderlo :-)

Anónimo dijo...

Genial el artículo!!
¿Ese coche no vaciaba el cenicero cada vez que abrías la puerta o algo así?