06 junio, 2015

30-Sep-1989: YCS&P en SNL con RITFW





El 30 de septiembre de 1989, a pocos días de la publicación de "Freedom", Neil Young (guitarra), Charley Drayton (bajo), Steve Jordan (batería) y "Poncho" Sampedro (guitarra) aparecieron en el programa "Saturday Night Live" y, en vivo, se comieron la cámara tras anonadarla con una actuación eléctrica que atravesó la pantalla e, inevitablemene, hizo cosquillas a más de un telespectador que no había tenido la precaución de calzar suela de goma aquella noche de sábado.
  • Neil bautizó a la banda como "YCS&P", por Young (aquí se puso el primero, abriendo marcha), Charley, Steve & Poncho.
  • Steve, conocedor de cómo se cuece, a la baja, la música en directo en un plató de televisión, amañó la jugada: se agenció de los bombos y platos más grandes que pudo pillar por allí.
  • Neil se presentó en el camerino con un preparador físico y procedieron a hacer pesas y ejercicios de calentamiento para conseguir un estado físico equivalente al de llevar tocando una hora y veinticinco minutos que era, aproximadamente, el tiempo de concierto en el que Neil interpretaba la canción.
  • David Briggs estaba presente y, según Neil, aportó muchísimo.
  • Fue el momento de gloria de Niko Bolas: eligió la banda, supervisó el sonido que salía por el canal de TV y, sobre todo, mantuvo el buen ambiente en general.


Arrasando en vivo desde una TV del mundo libre


Fuente: "Shakey, la biografía de Neil Young", editorial Contra, páginas 782 a 786.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tasio, muchas gracias por tu aportación.
Pero sin ánimo de polemizar, creo que has sido muy generoso al calificar " del mundo libre ".
Ya sé que nuestro ámbito no es el político..... pero con el historial americano que atesora EE.UU. habría que matizar. Dos ejemplos sin ánimo de ser exhaustivos, uno doméstico y otro foráneo:
- Kent State University, Ohio ( por citar algo que aparece recurrentemente en el mundo Young )
- Kissinger y las dictaduras fascistas en el Cono Sur
Por supuesto que los hay peores, pero la exigencia es tirar por elevación y hay que dar a las palabras su justo significado sin empobrecerlas más de lo que hacemos continuamente en el mundo que vivimos.